SANTO DOMINGO.-  La segunda edición de “Imaginativa”, la semana de la televisión dominicana” celebró su apertura oficial este martes 13 de agosto, durante un acto en el que brillaron los reconocimientos y que contó con la asistencia de los directores de los 13 canales locales participantes en esta jornada dedicada a realzar la televisión de calidad.

El Arnold Classic Africa estaba siendo celebrado por cuarto año consecutivo en el Sandton Convention Centre de Johannesburgo, Sudáfrica, cuando sucedió algo imprevisto con su principal patrocinador, Arnold Schwarzenegger, involucrado. El intérprete y antiguo gobernador de California se encontraba saludando al público asistente a la competición, que cada año reúne a varios atletas de distintos continentes, cuando un individuo enloquecido se abalanzó sobre él y le pegó una patada en la espalda.

El gigantesco, genial, inexplicable Nicolas Cage llevaba unos cuantos años desaparecido de grandes proyectos que pudieran beneficiarse de su gigantesco, genial, inexplicable talento. Tras haberse limitado a unos cuantos films de serie B, su carrera dio paso a interpretaciones bastante celebradas en Mamá y papá, Spider-Man: Un nuevo universo (donde doblaba al personaje más memorable) o, sobre todo, Mandy de Panos Cosmatos, que supuso un auténtico regreso del que hoy, en Cannes, vemos por fin una continuación directa.

Se le pueden poner muchos reparos a la carrera (y sobre todo, a la persona) de Mel Gibson. Tantos que el anuncio de que se encargaría de escribir y dirigir un remake de Grupo salvaje (mítico western de Sam Peckinpah estrenado en 1969) no tardaron en brotar múltiples reacciones indignadas recordando todos los escándalos en los que se había visto envuelto el cineasta estadounidense, mientras que este ha seguido ultimando sus preparativos y poniendo en pie un film que, mal que nos pese, promete ser toda una experiencia.

La rueda de prensa de Dolor y gloria llegó al día siguiente de la premiere, como siempre en Cannes. Con la resaca, tras los 10 minutos de aplausos que recibieron en el Grand Théâtre Lumière en la víspera, el equipo de la película presente en el Festival seguía esta mañana en un estado de embriaguez emocional.

En el memorable desenlace de Un final made in Hollywood(una de las últimas grandes comedias del neoyorquino), el director que interpretaba Woody Allen descubría que, pese al rechazo suscitado por su última película dentro de su propio país, la crítica europea había amado furiosamente dicho film, por mucho que gran parte de él lo hubiera dirigido completamente ciego.

En una edición del Festival de Cannes que parece dominada por el cine de género filtrado por la óptica de los mayores autores del panorama actual, aun así resulta sorprendente cómo la austriaca Jessica Hausner se ha zambullido de lleno con Little Joe en el relato de terror alegórico.

Más artículos...