25
Sáb, Sep

La caricatura 360 Google Doodles de este jueves 3 de mayo esta dedicada a "Marie Georges Jean Méliès" quien nació el 8 de diciembre del 1861 en su casa Saint-Martin de París, director de teatro y actor, su padre era un conocido empresario del calzado parisino, desde pequeño mostró interés y habilidad en el dibujo, fue un ilusionista y cineasta francés famoso por liderar muchos desarrollos técnicos y narrativos en los albores de la cinematografía.

360 Google Doodles/Spotlight Stories: Back to the Moon

Méliès, un prolífico innovador en el uso de efectos especiales, popularizó técnicas como el truco de parar y fue uno de los primeros cineastas en utilizar exposiciones múltiples, la cámara rápida, las disoluciones de imágenes y la película en colores.

Fue también pionero en el uso de guiones gráficos.

​ Gracias a su habilidad para manipular y transformar la realidad a través de la cinematografía, Méliès es recordado como un «mago del cine».

Dos de sus películas más famosas, Viaje a la Luna (1902) y Viaje a través de lo imposible (1904), narran viajes extraños, surreales y fantásticos inspirados por Julio Verne y están consideradas entre las películas más importantes e influyentes del cine de ciencia ficción.

Viaje a la Luna 1902

Méliès fue también un pionero del cine de terror con su temprana película Le Manoir du Diable (1896).

Durante su estancia en Inglaterra, y debido a que su falta de soltura con el idioma le impedía comprender las obras de teatro, entró en contacto con el mundo del ilusionismo al frecuentar la "Egyptian Hall", sala de variedades dirigida por el célebre mago Maskelyne.

Más tarde regresa a París, y a pesar de sus intenciones de ingresar en la Escuela de Bellas Artes, es obligado por su familia a participar en el negocio del calzado. Se encargó de la reparación y el perfeccionamiento tecnológico de esta industria, mostrando las habilidades mecánicas que posteriormente le resultarían tan útiles.

Cuando su padre se retiró del negocio, Méliès se negó a continuar con el mismo, utilizando su parte del reparto para comprar en 1888 el teatro "Robert Houdin", del que era asiduo visitante.

Con la incesante capacidad para el trabajo que caracterizó su vida, entre los años 1889 y 1890 combinó sus labores de director del teatro con las de reportero y dibujante en el periódico satírico La Griffe, donde su primo Adolphe ejercía como redactor jefe. Durante los años siguientes se escenifican en el teatro espectáculos de ilusionismo, cuyos decorados, trucos y maquinaria fueron en su mayoría creados por el propio Méliès.

El primer estudio de cine en Francia, Méliès en Montreuil (París).

Cuando el 28 de diciembre de 1895 Méliès asistió invitado por los Lumière a la primera representación del Cinematógrafo, Méliès queda impresionado y su inagotable mente, que siempre está maquinando ideas, hace que lance una oferta para incluirlo en su función. Ante la negativa, el prestidigitador acaba comprando el aparato de otro inventor, Robert William Paul, y en abril de 1896 ya se halla realizando proyecciones en su teatro.

Su deseo por crear sus propias películas le lleva a transformar el artilugio de Paul en una cámara con la que rueda su primer filme, Partida de naipes.

El 5 de abril de 1896 proyectó las primeras películas en su teatro Robert Houdin; eran pequeñas escenas al aire libre, documentales similares a los de los hermanos Lumière. Su estilo evolucionó rápidamente, buscando crear películas parecidas a sus espectáculos de ilusionismo.

Fotograma de Viaje a la luna.Fue pionero en la utilización del truco de sustitución de elementos mediante el parado de la cámara, y también lo fue en la exposición múltiple del negativo (doble sobreimpresión), y los fundidos a negro y desde negro. Invirtió una gran cantidad de dinero para la creación del que se consideró el primer estudio de cine, en el que se utilizaron sistemas mecánicos para ocultar zonas al sol, trampillas y otros mecanismos de puesta en escena.

En 1902, creó la que está considerada su obra capital, Viaje a la luna.

En ella, la evolución de la continuidad narrativa cinematográfica da un paso de gigante, al montar la secuencia del disparo del cañón que lleva a los astrónomos a la Luna y, a continuación, poner en escena un decorado con la cara animada de esta, que va creciendo en travelling inverso y sobre la que acaba aterrizando la nave/bala de cañón, clavándose en ella.

Méliès intentó distribuir comercialmente Viaje a la Luna en Estados Unidos. Técnicos que trabajaban para Thomas Alva Edison lograron hacer copias de la película y las distribuyeron por toda Norteamérica. A pesar de que fue un éxito, Méliès nunca recibió dinero por su explotación.

Creador de alrededor de quinientas películas, la paulatina transformación de la industria (monopolizada por Edison en Estados Unidos y Pathé en Francia), junto con la llegada de la Primera Guerra Mundial, afectaron a su negocio, que fue declinando sin remedio.

Los negativos de sus películas fueron fundidos por un acreedor, ya que contenían plata.2​ En 1913, se retiró de todo contacto con el cine.

Georges Méliès en 1938.De 1915 a 1923, Méliès montó, con la ayuda de su familia, numerosos espectáculos en uno de sus dos estudios cinematográficos transformado en teatro. En 1923, acosado por las deudas, tuvo que vender propiedades y abandonar Montreuil.

En 1925, se reencontró con una de sus principales actrices, Jeanne d'Alcy, que entonces regentaba un quiosco de juguetes y golosinas en la estación de Montparnasse. Méliès se casó con ella y comenzaron a regentar juntos la tienda.

Allí será reconocido más tarde por Léon Druhot, director de Ciné-Journal, quien lo rescató del olvido. Desde 1925, su obra fue redescubierta por la vanguardia cinematográfica francesa, especialmente por los surrealistas, que reivindicaron su figura hasta el punto de que Méliès fue reconocido con la Legión de Honor en 1931 por toda su trayectoria.

En 1932, se encuentra en el Castillo de Orly, casa de jubilación de la "Mutua del cine", (institución fundada en 1921 por Léon Brézillon, presidente del sindicato francés de productores cinematográficos), y allí vivirá el resto de sus días con su esposa Jeanne d'Alcy.

Fotografía de Marie Georges Jean Méliès en el año 1938

Falleció en el hospital Léopold Bellan de París y sus restos descansan en el cementerio de Père-Lachaise.

Poco antes de la muerte de Méliès en 1938, Henri Langlois, creador de la Cinemateca francesa, recuperó y restauró parte de sus películas. Georges Méliès fue el gran creador del cine de espectáculo y fantasía, dando el paso hacia la creación de un lenguaje de ficción para el cine del que carecía el cinematógrafo tomavistas de los Lumière.

Desde 1946, el premio Méliès otorga anualmente el reconocimiento a la mejor película francesa.

Marie Georges Jean Méliès, 8 de diciembre de 1861 - 21 de enero de 1938.

En 2001, Charles Ingram, un excomandante del ejército británico, se convirtió en la tercera persona en ese país que ganaba el concurso televisivo “¿Quién quiere ser millonario?” (“Who Wants To Be A Millionaire”). Pero entre pregunta y pregunta y aplauso y aplauso, hubo algo muy peculiar en esa edición del programa y la clave no estaba en Ingram, sino en unas toses que se escuchaban. Y más precisamente: en el momento en que surgían.

La más reciente obra de teatro del británico James Graham, “Quiz”, evoca ese episodio televisivo, cuenta la historia de lo que el dramaturgo califica como “el crimen más británico de todos los tiempos”: el escándalo de las toses en “¿Quién quiere ser millonario?”.

De acuerdo con la acusación, Ingram contó con la ayuda de su esposa, Diana, y de otro concursante, Tecwen Whittock, quienes supuestamente tosían cuando la respuesta correcta era mencionada.

Ingram mantuvo que era inocente a lo largo del juicio.

Pero tanto él como su esposa y su cómplice fueron juzgados y declarados culpables de engaño y, en 2003, se les dictaron penas de prisión suspendidas.

El público que asiste a la obra tiene la opción de expresar su opinión sobre la culpabilidad o inocencia de Ingram.


 


Los asistentes pueden votar a través de un dispositivo electrónico al que tienen acceso en el teatro y lo hacen cuando terminan las dos partes de la puesta en escena.

La primera parte culmina tras la presentación del caso para su procesamiento judicial y al final de la segunda parte, la audiencia ya ha escuchado la defensa de Ingram.

Uno de los aspectos interesantes de la obra, indica Daniel Evans, director de la obra, es que los asistentes podrán comparar, al final del show, su voto con el del resto del público de esa noche y con los votos de las presentaciones previas.

Los resultados varían de presentación en presentación, pero Evans y Graham señalan que las audiencias generalmente votan “culpable” tras escuchar la parte acusatoria, pero tienden a tomar el lado de Ingram tras escuchar su defensa.

“Los shows que se basan en preguntas y juegos me parecen fascinantes, son una obsesión muy británica y es algo que me encanta”, le dijo Graham a la BBC.

Logotipo de "¿Quién quiere ser millonario?" en inglésEn Reino Unido, el concurso fue ganado por cinco personas.
“Pienso que la historia de si unas personas de clase media intentaron robarse un millón de libras (más de US$1.400.000) con preguntas y toses, se siente como el crimen más británico de todos los tiempos. Y por su simplicidad, resulta casi absurdo“.

“Para mí fue realmente emocionante y pensé que si solo pudiéramos intentar y convertir eso en un thriller al estilo de “Ocean’s Eleven” (“La gran estafa”), (…) la proposición sería realmente fascinante”.

Tras presentarse el año pasado en Chichester, en el sur de Inglaterra, la obra se expone en Londres.

El teatro Noel Coward se ha acondicionado de tal manera que el público pareciera estar en el set de televisión donde se filmaba el famoso programa.

 

 

Versión india de "¿Quién quiere ser millonario?"
El programa, de origen británico, fue exportado a más de 100 países.
La pieza ha provocado reseñas positivas de los críticos.

Graham indicó que tras la llegada de la obra a la capital británica, alrededor de 40% de la obra fue reescrita.

“No porque no estuviésemos felices con lo que sucedió en Chichester, sino porque aprendes mucho cuando haces una prueba para un show. Simplificamos la narrativa, reordené parte de la estructura. Tuvimos que pensar en un teatro proscenio victoriano, que es muy diferente al estudio teatro en Chicheter”.

“También porque muchas de las personas envueltas en ‘¿Quién quiere ser millonario?” vinieron a ver la obra y me llamaron, me pidieron que nos reuniéramos y eso me permitió aprender nuevas cosas, nuevos hechos, nuevas anécdotas. Por eso la pieza también evolucionó”.

BBC

New York City, EE.UU.- El artista plástico español radicado en Estados Unidos, Domingo Zapata, es el primero que logra apoderarse con su arte de un cotizado espacio publicitario en las gigantescas pantallas de la emblemática plaza neoyorquina de Times Square, pero está seguro de que no será el último.

Zapata, nacido en la isla de Mallorca (España) hace 43 años, está presentando desde el pasado viernes y durante dos meses en las pantallas centrales de la torre One de Manhattan vídeos, de 15 segundos cada uno, que se van mostrando de manera aleatoria en este edificio diseñado en 1904 por el arquitecto Cyrus L. W. Eidlitz.

Exponer obra en Times Square “es un honor grandísimo, a la vez que una responsabilidad”, remarcó Zapata en una entrevista con Efe en Miami.

Los primeros seis vídeos, pues van a ir cambiado a lo largo de los dos meses que tiene el espacio reservado para su arte, se muestran cada dos minutos y contienen mensajes positivos para las 330.000 personas que transitan cada día por Times Square, cita obligada para los turistas que visitan Nueva York.

Según dice, con esta vídeo instalación también quiere rendir un “tributo a la cultura española”.

Una galería en la calle

El artista, según cuenta en la entrevista, llegó un acuerdo con New Tradition Media, la empresa propietaria de las pantallas, para impulsar “The Times Square Art Project”, un programa artístico que quiere hacer de las calles de la ciudad una galería de arte.

“Todo lo que ves ahí es publicidad y pensamos en que podríamos incluir alguna cosa artística”, dijo.

Zapata manifestó su “orgullo” por haber logrado un acuerdo con los propietarios de las pantallas y los actuales dueños del edificio, Jamestown Properties y Sherwood Equities, para “compartir el arte y hacer feliz a mucha gente”.

El edifico obtiene fuertes ingresos por el uso publicitario de esa pantallas, no obstante los propietarios consideraron que el proyecto beneficia a la ciudad.

“No es un tema económico, es un tema artístico. Gracias a Dios, hay gente como ellos que creen que tenemos que hacerlo”, destacó.

Domingo Zapata es el primer artista que hace este tipo de instalaciones en estas pantallas de Times Square, aunque está convencido de que “otros van a venir después”.

Entre los primeros seis vídeos está “Life Is a Dream” (La vida es sueño), Zapata le hace un guiño al autor clásico español Pedro Calderón de la Barca (1600-1681) y a su obra teatral más afamada.

“I Love Your Positive Energy” (Amo tu energía positiva) es el título de otro de los vídeos, en dos más se ve a Zapata pintando la ciudad de Nueva York y dando la bienvenida con el letrero “Welcome to New York” y en los dos últimos se le ve pintando uno de sus tradicionales toreros o “Bull Fighters”.

Sus figuras de toreros, según dice, le sirven para poner de relieve “la fuerza que tiene esa cultura (la española), algo que ya han hecho otros pintores como Goya o Picasso”, dijo el artista.

Considerado el “Andy Warhol” español por el diario New York Post, el mallorquín adelantó que en mayo “tres personalidades” muy conocidas del cine, la música y la televisión que también forman parte de este proyecto artístico colaborarán en sus vídeos.

“Serán tres colaboraciones, donde ellos aparecerán pintando y mostrando algún mensaje inspirador”, reveló.

Sobre el proyecto señala que “es algo que comienza ahora y que no es solo para mí. Lo importante es que sobre todo no se reduzca a algo comercial. A veces tenemos que hacer las cosas diferentes y con el corazón”, afirmó.

Aunque considera que Nueva York durante años ha sido una de las capitales del arte, admite que “todo está cambiando” y que “el centro no está en ningún sitio”.




Sin embargo, apunta que la ciudad “sigue siendo un punto de referencia muy importante”, ya que “sus calles son grandes museos que dan lugar a mucha inspiración”.

Domingo Zapata también está inmerso en la preparación de una exposición de cuadros que ha pintado junto al cantante español Alejandro Sanz, uno de sus amigos “más cercanos”.

Ambos tienen previsto estrenar esta muestra a principios de mayo en la galería HG Contemporary, en el distrito artístico de Chelsea, en Nueva York. EFE